Circuncisión

Todo lo que necesitas saber sobre la Circuncisión

La circuncisión es un procedimiento habitual para retirar quirúrgicamente la piel que recubre la punta del pene. Normalmente se realiza en los niños recién nacidos antes de abandonar el hospital, en sus dos primeros días de vida. Además, en la religión judía tiene un carácter religioso y se hace en una ceremonia especial cuando el bebé cumple sus primeros ocho días de vida.

Los hombres nacen con prepucio, un pliegue de la piel que cubre el glande del pene. En esta intervención, se extrae y se deja expuesta la cabeza del pene. No necesita puntos de sutura, aunque sí se puede aplicar sobre la herida un vendaje protector y dicha herida sana de forma natural a los diez días como máximo.

Este procedimiento se recomienda en recién nacidos porque el procedimiento se puede complicar cuando el niño crece. Como no es esencial para la salud de los bebés, la mayoría de los padres toman una decisión sobre si hacerlo o no en base a motivos religiosos, personales o culturales.

Es un procedimiento sencillo que solo necesita entre 10 y 20 minutos, ¿quieres saber cómo se realiza?

Cirugia Circuncision

Durante la intervención, el bebé estará despierto colocado sobre un asiento de plástico moldeado que permita sostenerlo de forma segura. El área circundante y el pene deben higienizarse con un antiséptico antes de que se inicie el procedimiento.

Normalmente, la primera medida para controlar el dolor es mediante un supositorio de acetaminofeno, un analgésico. Su efecto dura varias horas y se reduce la molestia durante la intervención. Para adormecer la zona del pene donde se practicará la incisión, se aplica anestesia local mediante una crema y la inyección de un medicamento líquido. 

Estos métodos para controlar el dolor no son excluyentes y, de hecho, se pueden combinar los tres para reducir al mínimo las molestias del bebé. También se puede mojar un chupete en agua azucarada para reducir su estrés.

En cuanto a los métodos de circuncisión, los más habituales en bebés son:

Pinza Mogen

Con ayuda de un estilete se separa el prepucio del glande. Posteriormente se extiende el hacia arriba, quedando delante de la cabeza, y se introduce en una pinza de metal que tiene una ranura. La pinza se sujeta y se corta el prepucio con un bisturí.

Permanece así durante algunos minutos para tener la certeza de que la hemorragia está controlada.

Pinza Gomco

Con ayuda de un estilete se procede a separar la cabeza del pene del prepucio.
Posteriormente, se coloca un dispositivo que tiene forma de campana por debajo del prepucio (a veces es necesario realizar una pequeña incisión) y sobre el glande.

Por último, se extiende hacia arriba el prepucio, sobre la campana, y se ajusta a su alrededor una pinza para reducir el flujo sanguíneo hacia esa zona. Ahora es momento de cortar y retirar el propio prepucio con la ayuda de un bisturí.

Plastibell o Técnica de la Campana

Se coloca una campana de plástico sobre la cabeza del pene y debajo del prepucio, tras separarlos con un estilete. Alrededor del prepucio se ata un trozo de hilo de sutura para evitar el flujo sanguíneo al área, luego se puede utilizar un bisturí para retirar el excedente de prepucio. No se retirará el anillo de plástico. Este caerá por si mismo de tres a siete días después.

Tras la circuncisión, se aplica sobre la herida un ungüento de vaselina y se envuelve el pene en una gasa para evitar que la herida se adhiera al pañal. En el caso de la campana no se precisa el uso de apósitos. 

El pene estará dolorido tras el procedimiento y hay que ser muy cuidadoso al bañar al niño.

POR QUÉ REALIZAR LA OPERACIÓN

circuncision

En algunas tribus aborígenes australianas o africanas, así como en familias islámicas o judías es algo cultural o religioso, pero también puede ser un tema de tradición familiar, cuidado preventivo de la salud o de higiene personal.

En ocasiones, es necesario realizarla porque no se puede retraer sobre el glande. En algunas zonas de África se recomienda realizarla en adultos o niños mayores para minimizar el riesgo de contraer algunas ETS. Los beneficios
superan a los riesgos de practicar esta intervención,
 pero la decisión queda al libre albedrío de los padres.

Algunos de los beneficios para la salud que se pueden obtener tras la circuncisión son:

– Menor riesgo de padecer infecciones urinarias.

– Higiene más sencilla y mejor.

– Se previenen problemas penianos.

– Se reduce la posibilidad de contraer infecciones de transmisión sexual como el VIH, aunque siempre se recomienda una práctica segura.

– Menor riesgo de cáncer de pene y cervical.

Cuando existen trastornos en la coagulación sanguínea, puede que la circuncisión no sea una opción, al igual que en bebés prematuros o aquellos que nacen con alguna anomalía en su pene.

CUÁNDO REALIZAR LA CIRCUNCISIÓN

Esta operación se recomienda en casos de fimosis, es decir, cuando el prepucio es tan estrecho que no se puede deslizar sobre la cabeza del pene y causa dolor, o cuando es demasiado largo y facilita la retención de orina y otros residuos que pueden causar infecciones o inflamaciones.

La circuncisión es una cirugía que se puede realizar a cualquier edad, siempre y cuando se tenga en cuenta la indicación y se haya reflexionado dicha decisión con el paciente o con sus padres, en caso de que sea un menor.

Niños menores de 3 años

– Se puede hacer por razones culturales o religiosas.

– Por presentar infecciones urinarias febriles tras descartar cualquier otra anomalía en su sistema urinario.

– Tras una balanitis.

– Para facilitar la higiene y prevenir otras afecciones en la edad adulta.

Niños mayores de 3 años

– Fimosis que no mejora con tratamiento tópico.

– Infecciones urinarias.

– Parafimosis

Adultos

La primera causa de alcanzar la edad adulta con esta situación es que no se ha resuelto durante la infancia. Pero también puede estar causada por:

– Estirar en exceso.

– Una cicatriz.

– Pérdida de elasticidad con la edad.

– Enfermedades como la diabetes, que aumenta el riesgo de balanitis.

BENEFICIOS

circuncision

– La ventaja principal de un bebé circuncidado es que tendrá menos posibilidades
que otro de desarrollar infecciones urinarias 
en su primer año de vida.

– Bajo riesgo de cáncer de pene.

– Algunos problemas penianos como la infección, irritación o inflamación tienen
mayor frecuencia en los no circuncidados. 

– Un pene circuncidado se puede mantener limpio con mayor facilidad,
aunque un varón sin circuncidar puede higienizarse debajo del prepucio
cuando este comienza a retraerse un poco antes de los cinco años.

– Algunas personas afirman que la circuncisión aumenta la sensibilidad en la
punta del pene, pero estas afirmaciones no son concluyentes.

RIESGOS DE LA CIRCUNCISIÓN

Como cualquier cirugía, esta intervención entraña riesgos, aunque en la mayoría de los casos no suele haber complicaciones. Pero de haberlas, las más habituales son:

Hemorragia en la zona

Se puede cortar un vaso sanguíneo durante la intervención, aunque no es habitual. La hemorragia se suele detener sola y, en casos extremos, se aplica una sutura.

Extracción incompleta del prepucio

En ocasiones queda un exceso de piel, pero a medida que el niño crece, esto se hace menos evidente. Si dicho
excedente es irregular, puede precisar de una intervención correctiva posterior.

Infección

Es infrecuente una infección, pero si se da es leve y se puede tratar con antibióticos. Los indicadores de infección incluyen enrojecimiento, hinchazón, pus, dolor o fiebre.

– Riesgos asociados a la anestesia. Sobre todo si el paciente tiene otros problemas médicos, pero por regla general, la anestesia local es muy segura.

Estos riesgos son mínimos, pero antes de tomar la decisión de realizar o no la intervención es necesario tenerlos en cuenta.

Riesgos Asociados a la Anestesia

Sobre todo si el paciente tiene otros problemas médicos, pero por regla general, la anestesia local es muy segura.

Estos riesgos son mínimos, pero antes de tomar la decisión de realizar o no la intervención es necesario tenerlos en cuenta.

CÓMO PREPARARSE PARA LA INTERVENCIÓN

Antes de la circuncisión, el cirujano te informará sobre cuál es la mejor forma de prepararse para la intervención, aunque por regla general se hace de las siguientes formas:

– En bebés se utiliza anestesia local por vía tópica o inyectable y estará despierto.

– En adultos y niños mayores se puede realizar la intervención con anestesia general y deberás firmar un consentimiento informado sobre las alternativas, riesgos y beneficios del procedimiento.

– Los niños mayores pueden firmar su propio consentimiento si entienden la explicación del equipo médico. En caso de no querer ser circuncidados, se deberá respetar su opinión a no ser que sea una cuestión terapéutica.

La operación tiene una duración de entre 20 y 30 minutos y se utilizarán puntos reabsorbibles para cerrar los bordes de la piel. Si hay que poner un  vendaje, este se retirará a las 48 horas.

Normalmente es necesario aliviar el dolor tras la intervención con analgésicos. Antes del alta, el equipo médico te dará todos los consejos que necesitas para el buen desarrollo del postoperatorio junto con unas fechas para
seguimiento y control.  

LO QUE DEBEMOS ESPERAR DE LA OPERACIÓN

Tras revisar multitud de estudios acerca de la circuncisión, se puede afirmar que los beneficios médicos de esta intervención en varones recién nacidos compensan con creces los riesgos que supone.

Por otro lado, existe un gran debate entre aquellos que creen que afecta de forma directa y los que no aprecian una relación causa-efecto entre el retardo del tiempo de eyaculación y la esta intervención.

Además de todos los factores culturales, médicos o religiosos, que pueden jugar un papel muy importante, es necesario valorar tanto los beneficios como los riesgos asociados a este tipo de intervenciones. 

Por este motivo, es fundamental hablar con el médico para tomar la mejor decisión acerca de lo que más conviene a tu hijo o a ti mismo.

POSTOPERATORIO Y RECUPERACIÓN

Habitualmente no necesitarás más de dos semanas para recuperarte por completo tras una circuncisión, aunque cada persona puede tener un proceso de recuperación diferente. Eso sí, seguir las indicaciones que te indica tu cirujano es fundamental.

Una de estas indicaciones es llevar ropa cómoda y holgada hasta que las molestias y el dolor cesen. Por otra parte, para aliviar el dolor se pueden tomar los analgésicos pautados por el equipo médico.

Es muy importante mantener el glande limpio y lavar la herida con cuidado, sobre todo la primera semana tras la intervención.

En función del tipo de puntos que tengas, así tardarán en desaparecer. No obstante, suelen hacerlo al cabo de un par de semanas. Si notas que la herida supura o sangra es conveniente acudir al centro médico.

Durante este periodo las erecciones pueden ser dolorosas, por lo que se recomienda mucha prudencia en cuanto a la actividad sexual hasta un mes tras la intervención.

CÓMO REALIZAR LAS CURAS EN BEBÉS

La zona debe estar muy limpia, esto es quizás lo más importante. Para ello, debes limpiarla con suero fisiológico o agua tibia. No utilices toallitas de bebé. 

El cirujano te puede recomendar aplicar vaselina sobre la parte delantera del pañal o en el pene del bebé la primera semana para aliviar el malestar causado por la fricción. Si hay un vendaje en la incisión, habrá que cambiarlo al tiempo que cada pañal durante las primeras 48 horas. Sobre todo para no tener contaminaciones durante las primaras fases de cicatrización.

No te preocupes si aprecias una pequeña costra al cabo de un par de días o si la punta está un poco enrojecida e hinchada. En cambio, avisa al médico si aprecias un sangrado persistente, aumento del enrojecimiento, de la secreción, presencia de ampollas, falta de micción en las primeras 12 horas o fiebre.

DUDAS MAS FRECUENTES

Cuánto dura la operación

Para adultos el tiempo se puede alargar casi una hora o más si se realiza con
anestesia general, pero en un niño puede durar solo entre 20 y 30 minutos.

¿Cambia la sensibilidad del pene durante el sexo?

De los hombres a los que se les ha realizado la circuncisión en edad adulta, solo un pequeño porcentaje de ellos afirma tener un cambio en la sensibilidad del pene.

¿Afecta la Circuncisión a las Erecciones?

Esta intervención solo elimina el prepucio, el cual no tiene nada que ver con las erecciones. Se puede decir que el riesgo de que se produzca una disfunción eréctil es prácticamente nulo. 

Por otro lado, los adultos circuncidados aumentan su autoconfianza.

En definitiva, cualquier varón sano puede hacerse una circuncisión, pero
quedan excluidos aquellos cuya anatomía del pene sea anormal si un urólogo no
lo ve viable.

¿Necesita hospitalización?

Este procedimiento es ambulatorio, por lo que volverás el mismo día a casa. Es importante estar relajado y sin estrés durante 48 horas tras la intervención.