Circuncisión o fimosis

La circuncisión es un procedimiento quirúrgico, una operación que consiste en eliminar el prepucio del pene para dejar que el glande quede al descubierto. Por un lado, forma parte de las tradiciones más antiguas de diversas culturas, así que muchos bebés recién nacidos se someten a ellas por cuestiones sociales y culturales.

Por otro lado, la circuncisión es un procedimiento que se hace necesario en un gran conjunto de casos, para poder ofrecer una solución efectiva y permanente para diversas patologías. Una de dichas patologías es la fimosis.

¿Qué es la fimosis?

La fimosis es la dificultad para retraer el prepucio y así poder dejar el glande descubierto, es una anomalía muy frecuente durante la infancia, pero desaparece por sí sola durante el crecimiento del niño, sin embargo, en algunos casos persiste y pasados los 13 años comienza a ser considerado un problema. 

Al mismo tiempo, la fimosis también puede presentarse en adultos quienes no la hayan padecido durante su infancia o adolescencia. En cuando a sus síntomas son variados y afectan considerablemente la vida de quien lo padece, se trata de dolor al intentar apartar o retraer el prepucio, heridas en la piel del pene como grietas, úlceras y desgarros.

También inflamación y picor durante la micción, incluso problemas relacionados en cuanto al chorro urinario ya que la salida de la uretra se bloquea, infecciones en el prepucio y el glande, sensación de tensión durante la erección y en algunos casos disfunción eréctil. 

Con respecto a las causas de la fimosis, resaltan las infecciones en el prepucio, las cuales generan inflamación y puede derivarse de la correcta higiene, también el liquen escleroso, heridas que se cicatrizan de forma incorrecta endureciendo el prepucio y la diabetes, ya que produce resequedad en la piedad y esto afecta el tejido prepucial. 

La circuncisión como solución a la fimosis

La circuncisión se presenta como la solución definitiva a la fimosis, ya que elimina por completo el prepucio, consiste en un procedimiento de carácter ambulatorio, el cual toma entre 30 0 60 minutos, con anestesia local y diversas técnicas entre las que se elige según las características de cada paciente, junto a esto la sutura se realiza con puntos reabsorbibles.

Horas después de finalizar la circuncisión el paciente puede regresar a casa y es a partir de allí donde debe seguir ciertos cuidados, por ejemplo, 24 horas después es necesario retirar la gasa que cubre la zona, a partir de allí la higiene es vital, se debe realizar con agua tibia y jabón, luego secar con una toalla limpia con gran suavidad.

En suma, el paciente que se somete a una circuncisión para tratar la fimosis, debe evitar hacer esfuerzo, al contrario cumplir por completo con el tiempo de reposo, el cual suele ser de un mes, también tomar los medicamentos que el especialista recomiende. 

Las relaciones sexuales se deben evitar durante un mes, las erecciones generan un gran nivel de dolor posterior a la operación, por último, visitar al médico para garantizar que todo el proceso de recuperación se esté realizando de manera correcta.