Circuncisión con Anestesia Local

La circuncisión es el procedimiento quirúrgico que consiste en la eliminación del prepucio para dejar el glande del pene al descubierto de forma permanente, también es denominado postectomía y es llevado a cabo en diversos casos con el objetivo de tratar distintos padecimientos masculinos de forma efectiva.

Asimismo, suelen existir diferentes dudas e interrogantes en relación a la forma en que la se realiza esta intervención quirúrgica, especialmente el tipo de anestesia utilizado y su funcionamiento.

La Anestesia Local Como Elección Principal

La circuncisión suele ser llevada a cabo de forma ambulatoria y en la gran mayoría de los casos es utilizada la anestesia local para eliminar el dolor en el paciente durante todo el procedimiento, el cual suele tomar entre media y una hora.

Ahora bien, la anestesia local consiste en una inyección de medicación para el dolor, la cual se aplica justo en el área en la que se realiza la intervención, además con este tipo de anestesia el paciente permanece despierto, pero sin sentir dolor en la zona a tratar. Cabe destacar, para realizar la circuncisión la inyección de anestesia local se aplica justo en la base del pene.

Anestesia Local Vs Anestesia General

Una de las dudas más recurrentes de muchos hombres que deben someterse a la circuncisión o postectomía, es por qué suele ser la anestesia local la opción más común frente a la anestesia general.

Al respecto, la anestesia general se aplica generalmente de forma intravenosa y evita que el paciente sienta dolor durante la intervención, pero al contrario de la anestesia local, hace dormir por completo al paciente, así que no puede estar al tanto durante la operación ni recordar luego de que despierte. 

En suma, este tipo de anestesia hace necesaria la utilización de una máquina para asistir la respiración durante todo el proceso de la circuncisión, así que también representa riesgos adicionales, aunque cada paciente suele reaccionar de forma distinta. Cabe destacar, la anestesia general también suele tener un costo mayor comparado con la anestesia local. 

En este sentido, la anestesia general suele ser recomendada para aquellos casos en los que los pacientes se ven afectados por cuadros de nervios y ansiedad y esto les impide permanecer tranquilos durante el procedimiento, por ejemplo los niños son candidatos a la anestesia general.

A la hora de definir si la anestesia local es la opción más conveniente para el proceso de circuncisión, lo mejor es consultar con el médico especialista, es quien a partir de las condiciones de salud y características personales puede definir la anestesia más conveniente.

Por otro lado, la culminación de este proceso quirúrgico se caracteriza por la aplicación de una venda o gasa, la cual se retira posterior a las 24 horas de la intervención, para que el paciente pueda continuar con los respectivos pasos de curación y con ello su recuperación.

En resumen, la anestesia local es la opción más utilizada durante la circuncisión como un procedimiento ambulatorio, caracterizado por mayor sencillez y simplicidad, así como más seguridad para el paciente.